El agua Mineral en Chile

 Historia 

Investigando algunos textos antiguos pude enterarme de que las termas aparte de ofrecer los típicos baños de tina, barro, etc., también ofrecían el agua. Para ello utilizaban botellas de vidrio que vendían a los turistas con todas las recomendaciones de sus propiedades medicinales coincidiendo casi todas ellas en ser de ayuda para aliviar los dolores reumáticos, de artritis pero especialmente del hígado y estomago.

Estas aguas minerales envasadas tenían su nombre de fantasía de acuerdo al lugar de donde provenían. También podemos ver las composiciones minerales que estas poseían o quizás posean en la actualidad. La información está basada en notas de la década del 40.

 

Agua Mineral Chusmiza

En el año 1926 la empresa de los señores Ostoic y Papic iniciaron la explotación de las aguas minerales de Chusmiza para bebida, industria que logro un gran éxito, aun cuando debió vencer diversas etapas adversas debido a que la región en esa época carecía de los más elementales medios de acarreo. Esta firma en forma particular sin apoyo del estado empezó a realizar arreglos del camino desde Alto Pachica hasta el poblado de Chusmiza, en una extensión de 40 kilómetros. Este esfuerzo como se dijo, tuvo su recompensa. El agua mineral de Chusmiza fue una incomparable agua de mesa, por su agradable sabor, como además por sus propiedades medicinales recomendada por los facultativos en el tratamiento de muchas enfermedades. Respecto de su aceptación en el mercado del norte, gracias a su excelente calidad, logro desplazar  a todos los productos similares de aquellos años.

Esta agua se dejo de producir debido al conflicto de la empresa embotelladora con la comunidad indígena aymara que tienen los derechos y cuyos recursos naturales son usados por ellos desde épocas precolombinas.

 

Agua Mineral Porvenir

En una publicación de Revista En Viaje del año 1945  se podía leer sobre las bondades del agua mineral Porvenir la cual era considerada similar a la de las termas de Vichy (Francia).

Esta agua mineral fue inscrita en la Dirección General de Sanidad con el nombre de “Porvenir”. La vertiente de donde se obtiene esta agua surge en el fundo “Porvenir” de propiedad del señor Francisco Echeverría Osorio, ubicado en las cercanías de Casablanca.

Propiedades curativas.

A pesar del corto tiempo de que esta agua es conocida, sus propiedades curativas tienen numerosos testimonios. En efecto, varias personas enfermas de dolencias intestinales, hepáticas y renales han hallado rápida mejoría. Es notable el efecto que su uso produce en los casos de ulceras estomacales. 

Conocidos estos antecedentes, la fama del agua mineral “Porvenir” se extendió rápidamente por el país. Se instalo en primera instancia un local de distribución en Valparaíso en la avenida Brasil, la cual atendía pedidos de envío a cualquier ciudad.

De acuerdo al análisis efectuado por la Dirección General de Sanidad, obtuvo el calificativo de: agua mineral de mesa, hipotónica – oligometálica, bicarbonatada – cálcica, magnesiana – sódica, cloro – sulfatada – sódica.

 

Agua Mineral Jahuel

La información de esos años (1945) indicaba que, el agua mineral que brota del manantial Jahuel es agua nueva o “juvenil” recientemente formada por la combinación de los átomos de hidrogeno y oxigeno en la profundidad de la tierra. Es muy distinta en sus cualidades del agua “vadosa”, o sea el agua que cae en forma de lluvia, va a los mares por ríos y se evapora para caer nuevamente como lluvia. El origen profundo del agua mineral Jahuel se deduce por la concentración molecular, aforo y temperatura (22ºC) que no sufren variaciones en las distintas estaciones. En cuanto al terreno por donde circulan las aguas pertenece al jurasico, calcáreo, acompañados de rocas con extractos de silicatos y carbonato de calcio. Terrenos de esta naturaleza gozan de la propiedad de absorber y conservar las emanaciones radioactivas. La vertiente Jahuel tiene un aforo de 24 horas a una temperatura de 21, 9 a 22ºC. es oligometálica, hipotónica, hipotermal, radioactiva, sulfatada – sódica – magnesiana, carbonatada – cálcica, ligeramente bromada.

 

Agua Mineral de mesa Sorrento

Se lee en un texto de la época: En la población de Llolleo, simpático y concurrido balneario situado en la provincia de Santiago (antes de la Regionalización), brota una vertiente de agua mineral, que ha sido registrada con el nombre de “Sorrento” y que es envasada por los señores Martínez Hermanos, de dicha localidad.

La calificación de carácter general hecha por la oficina correspondiente de la Dirección General de Sanidad es como sigue: “agua hipotónica, oligometálica, temperatura entre 27 y 28ºC, casi hipotermal, carbonatada – cálcica, magnesiana – clorurada – sódica. Tipo alcalino, antiácida. El uso de esta agua se recomienda muy especialmente en las enfermedades del hígado y del aparato digestivo. Es muy eficaz para combatir la estitiquez. Por ahora el agua “Sorrento” se vende al público en Llolleo y Santiago. Pronto se extenderá su distribución a algunas importantes ciudades del país.

Esta agua mineral fue premiada en la Exposición de Sevilla de 1929. En la Exposición Vinícola de Santiago de Chile en 1934.

 

Agua Mineral de Tanhuao.

Las Termas Puquios de Tanhuao se ubican a escasos 10 kilómetros de la estación de Curtiduría en el tramo del ferrocarril de Talca a Constitución. 

El propietario de las termas, señor Humberto Bravo, se ha preocupado de la industrialización del agua mineral, cuyas condiciones curativas de afecciones del hígado y estomago son muy recomendables. Es así como se expende, envasada, el “Agua Mineral de Tanhuao”, que tiene considerable demanda y cuya producción se agota rápidamente. El envase de esta agua, para bebida  ha sido autorizado por la Dirección General de Sanidad.

 

 Agua Mineral Panimávida

Instalada con las más modernas maquinarias automáticas, que no solo dan el máximo de garantía de higiene y asepsia, al evitar todo contacto manual del operario, sino que permiten una gran producción. La más grande en Sudamérica (en esa época alrededor de 100.000 botellas diarias), constituye una de las industrias más prosperas y mejor organizadas del país. El agua obtenida así, directamente de las fuentes, sin contacto alguno con el exterior, puede llegar en las mejores condiciones hasta el  domicilio del enfermo. Así aprovechan sus innegables beneficios aquellos que no pueden viajar, o continúan recibiendo sus efectos terapéuticos los que no han completado la cura en las Termas. El agua embotellada conserva sus más importantes propiedades biológicas, como pudo demostrarlo el médico Director de Panimávida en las interesantes investigaciones realizadas no hace mucho en el extranjero. Asimismo, es interesante hacer notar que, por recientes estudios bacteriológicos, se ha comprobado que el agua de Panimávida no contiene ningún germen patógeno, siendo por lo tanto, absolutamente estéril, lo que garantiza la inocuidad del agua embotellada, por tiempo indefinido

Calificación: agua isotermal, hipotónica – oligometálica, radioactiva débil, sulfatada, clorurada – sódica – cálcica, ligeramente litinada, bromada y arsenicada – silicatada.

Sobre este tema de las aguas de Panimávida, hoy esa empresa es solo un recuerdo y la pileta llamada La Mona donde la gente juntaba agua en jarros para llevar a sus hogares solo es un monumento seco, solo queda el Hotel tratando de mantenerse activo.

 

Agua Mineral Rari.

El establecimiento en donde se envasa el agua Mineral “Rari”, se halla entre los puntos denominados Panimávida y Quinamavida (Provincia de Linares).

El conjunto total de estas aguas minerales se compone de 35 vertientes, entre las cuales hay de diferentes composiciones y grados de temperatura.

En general, puede decirse de esta agua que es “hipotónica, carbonatada, sódica y silicosa”. Hay vertientes de aguas muy ferruginosas. Se ha hecho la captación de tres de estas y una se dedica desde hace corto tiempo a la embotellacion, con excelentes resultados.

El agua “Rari” ha hallado en el mercado una aceptación máxima y actualmente (1946) se expende en diversas ciudades como Curicó, Talca, Linares, San Javier y otras. El propietario de esta fábrica, señor Kurt F. Moller proyecta ampliar esta reciente industria con el propósito de abastecer la capital, Valparaíso y otros pueblos importantes.

El análisis del agua “Rari” practicado por la Dirección General de Sanidad dio dentro de los resultados que es del tipo hipotónica, bicarbonatada – sódica, silicosa. 

“Toda persona que se interese por tomar la representación de esta agua mineral, o aquellas que deseen pedir directamente este articulo, deberán hacerlo al propietario señor Kurt F. Moller B., Fundo Bellavista, Panimávida. Todo despacho debe efectuarse a la Estacion de Rari.”. 

Las Termas de Catillo también envasaron agua utilizando la embotelladora “Santa Luisa”. Mayor información no encontré. Con respecto a otras aguas minerales que se envasan actualmente en nuestro país no las inserte en esta nota ya que me base solamente en la producción que hacían las termas de antaño con su aguas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s